Este juego ancestral esconde una simbología esotérica desconocida para muchos de nosotros. El ajedrez es un juego fascinante que se rige por el bien y el mal.

El color blanco o negro de sus fichas pueden unirse o separarse o simplemente complementarse como el famoso símbolo del Ying y Yang dándonos a entender que la partida seria imposible si uno de los dos equipos falta en el tablero (No existe el bien sin el mal y viceversa).

En el tablero cada jugador debe tomar decisiones que le lleven al existo durante la partida, esto nos ocurre en la vida real, debemos ser conscientes de que nuestra toma de decisiones nos llevara al existo o al fracaso.

El ajedrez no es un juego de azar, es más requiere de concentración y paz mental. En el mundo esotérico no podemos ver al contrario como un rival, si no como una salvo conducto muy necesario para nuestro propio desarrollo, ya sea en la vida real o en el tablero. A simple vista este juego de mesa puede parecer una competición, pero si reflexionamos sobre ello y profundizamos en su simbología, podremos ver que es un deporte de equipo.

El tablero se basa en 64 casillas blancas y negras estrechamente relacionado con el Ying y Yang, ya que si desciframos el numero de casillas de esta forma 64= 6+4=10=1+0=1 es simplemente la no existencia de una dualidad, todos somos uno y en la vida jugamos con nosotros mismos.

La Cábala también esta representada en este juego de mesa al ver que son 16 piezas de ajedrez en cada equipo 16=1+6= 7 que representa la “Ley divina que rige el Universo”.

Los peones representan un trabajo en equipo, sirviendo únicamente para proteger a las demás figuras. Estas pequeñas figurillas que a veces nos les prestamos atención pero, en su simbología esotérica representan la propia reencarnación.

Las torres representan las propias construcciones que hacemos los seres humanos, delimitando a si la batalla en el tablero por su forma de moverse en él. En lo místico representa los puntos cardinales y los cuatro elementos.

Muy presente la rigidez y la rectitud con la que se presentan los alfiles. Son dos figuras por cada jugador y representan a las personas que transita la vida sin mas y sin ver realmente lo oculto de ella. En el tablero los jugadores tienen dos formas de jugar puede ser de una manera mas cerebral o más intuitiva.

Estas piezas son las más complicadas de utilizar como estrategia en el tablero. Los caballos representan la espiritualidad siendo capaces de saltar entre los colores del tablero dándoles una maravillosa victoria. Representan la energía que debe ser fluida entre todas las cosas que nos rodean ayudándonos a no perder el control en ningún momento.

Dos figuras importantes en ambos bandos, todas las partidas se basan en mantener con vida al Rey que es el que simboliza nuestro aspecto terrenal y la Reina no menos importante es la que con sus artimañas o sus buenas acciones consigue la victoria.

 

5 Comentarios
  1. Candela 3 meses

    pues me entero ahora de esta asociación del ajedrez con lo esotérico

  2. Lorena 3 meses

    qué interesante!

  3. David 3 meses

    Muy interesante, ahora veré este juego de mesa de una forma diferente. Me encantó

  4. Esteban 3 meses

    Un articulo muy interesante para leer. Gracias

  5. Pili 2 meses

    vaya, increible, aunque nunca me ha gustado mucho el ajedrez, ahora tengo otro punto de vista

Contesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

© 2019 Tarot de Ana Blanco Todos los derechos reservados

Contáctame

Contacta conmigo o con mi equipo de colaboradores y estaré y te daremos respuesta tan pronto como lo veamos.

Enviando

Inicia Sesión con tu Usuario y Contraseña

¿Olvidó sus datos?